Saltear al contenido principal

Resumimos una serie de consejos recogidos en el ebook gratuito: «La Gestión del Almacén en la Pyme. Consejos prácticos para mejorar su eficiencia»

Se considera que un almacén está ordenado cuando los productos son fáciles de encontrar, tenemos información de la situación del inventario y cumplimos con la demanda de los clientes, tanto a nivel de plazos de entrega como en cantidades.

A continuación resumimos una serie de consejos recogidos en el ebook gratuito: «La Gestión del Almacén en la Pyme. Consejos prácticos para mejorar su eficiencia«, editado por Wolters Kluwer.

1- Trazar un mapa del almacén que permita, de manera gráfica, definir qué espacio ocupará cada mercancía. Hay que tener en cuenta que el espacio es un recurso escaso y costoso, por lo que lo hemos de optimizar al máximo.

2- Minimizar los recorridos: clasificar la zona de almacenamiento según su frecuencia de uso. Los artículos con mayor rotación se situarán cerca de la salida y los que tienen menos, los espacios más alejados.

3- Clasificar los productos según tipología y tamaño: los artículos más pesados ​​deben colocarse en ubicaciones bajas de manera que sea más fácil transportarlos. Por el contrario, los artículos ligeros pueden ocupar los espacios más elevados.

4- Aprovechar al máximo la espacio tanto vertical (estanterías) como horizontal (pasillos).

5- Ubicar la mercancía de manera que esté siempre accesible.

6- Los materiales peligrosos deberían situarse en lugares apartados y seguros, con los mecanismos de seguridad necesarios.

7- Facilitar que las zonas de tráfico tengan forma de Y, ya que así se facilita el desplazamiento de la maquinaria.

8- Informatizar el almacén: utilizar la tecnología necesaria para automatizar al máximo la captura de datos y la automatización del transporte y almacenamiento. Actualmente existen soluciones tecnológicas al alcance de las empresas de todo tipo de tamaño y presupuesto.

Extracto del ebook gratuito: «La Gestión del Almacén en la Pyme. Consejos prácticos para mejorar su eficiencia«, editado por Wolters Kluwer.

Se considera que un almacén está ordenado cuando los productos son fáciles de encontrar, tenemos información de la situación del inventario y cumplimos con la demanda de los clientes, tanto a nivel de plazos de entrega como en cantidades.

Volver arriba