Saltear al contenido principal

El fenómeno del COVID-19 nos remarca, una vez más, la necesidad de transformar tecnológicamente nuestras organizaciones. Necesidades imperantes como la ejecución en remoto de procesos y el teletrabajo han sido más evidentes que nunca, empujándonos a repensar el cómo estamos haciendo las cosas.

El nuevo paradigma empresarial necesita reducir en tiempo y costes para invertir más en dos aspectos claves como son el control y la productividad. La automatización de procesos administrativos con robots RPA (Robotic Process Automation) es sinónimo de innovación dentro de la organización, suponiendo un cambio interno con nuevas formas de gestión que favorecen y mejoran estos aspectos clave.

Control: Favorecer la orientación a objetivos dentro de la organización hace patente la necesidad de cambios internos que permitan el crecimiento del trabajador

Con RPA los procesos se pueden realizar sin depender de actividades manuales ni de horarios laborales. Las organizaciones deben empezar a hacer seguimiento de tareas finalizadas en lugar de control de horarios para dar a sus trabajadores más flexibilidad y favorecer la implantación de medidas cada vez más necesarias como es el teletrabajo. Los robots de este tipo aseguran la ejecución del proceso siempre con el mismo nivel de calidad y, cuando se encuentran con una excepción que no saben tratar, es cuando entra en juego el análisis del colaborador. De esta manera ganamos en diferentes aspectos como liberar a los trabajadores de las tareas repetitivas que no aportan valor y conocer profundamente como son nuestros procesos.

Productividad: Asegurar que los procesos se ejecutan automáticamente y sin interrupción invirtiendo en tecnologías RPA revierte en productividad y optimización de los recursos

Pero, ¿cuáles serían los aspectos negativos de automatizar procesos con este tipo de tecnología? El principal sería el miedo generalizado de que la sustitución de las tareas repetitivas de los trabajadores les perjudique sacaban valor a sus tareas y, incluso, genere más paro. Esto no será así si la organización tiene visión estratégica de futuro. Si automatizamos las tareas que son repetitivas, estamos permiten a los trabajadores centrarse en tareas que requieran creatividad, análisis y experiencia. Incrementar la flexibilidad, la motivación y la calidad de los trabajos, hace que el personal sea mucho más productivo en beneficio de unos clientes y una cultura organizacional que cada vez más valora al individuo.

Pero el primer paso para invertir en estos aspectos claves con tecnología RPA es diseñar unos componentes robustos, modulares y escalables. Lo más importante es hacer una buena identificación de los procesos y entender la particularidad del negocio para poder definir un modelo de procesos automatizados que se pueda adaptar a necesidades cambiantes.

En Trusted Advisors somos especialistas en el análisis de procesos de gestión para la implantación de tecnologías RPA. Podemos acompañar en este cambio tecnológico para definir aquellos procesos que son de más rápida implantación y que más beneficios aporta a la organización y las personas que la componen. Si quieres avanzar en la digitalización de tu empresa, mediante la automatización de procesos, contacta con nosotros para hacer un análisis sin ningún compromiso.

Inscríbete a la newsletter

Inspiración, tendencias y opinión para profesionales de la tecnología

He leído y acepto el Aviso legal.


Volver arriba